Información para el consentimiento informado sobre el manejo pediátrico en la odontopediatría

La ley de Puerto Rico requiere que los profesionales de la salud suministren información a sus pacientes de los tratamientos y procedimientos a ejercer en ellos. La ley obliga a obtener consentimiento para cualquier procedimiento, en especial en los que presentan preocupación particular en los pacientes y sus padres o encargados. El consentimiento informado (“informed consent” en inglés) indica que usted ha recibido adecuada información para permitirle hacer la decisión de acceder a cualquier tratamiento dental para su hijo o hija después de considerar los riesgos, beneficios y alternativas.

Bondad leer esta información cuidadosamente y preguntar sobre cualquier parte que no entienda bien. Tendremos mucho gusto en explicarselo…

Nuestra intención es proveer a nuestros pacientes cuidados de excelensia y calidad. Algunas veces pueden obstaculizarse estos servicios por la falta de cooperación en los pacientes, en especial los de más tierna edad. Algunos ejemplos de estas dificultades son la hiperactividad, los movimientos de resistencia, la negación de abrir la boca o mantenerla abierta y hasta la resistencia agresiva manifestada por pataleos, griterías, arrebatos y hasta agarrar la mano del dentista y sus cortantes instrumentos.

Agotaremos todos los esfuerzos para obtener la cooperación de nuestros pacientes juveniles utilizando la persuasión, el calor humano, la amabilidad, el humor, la gracia, la gentileza, la bondad y la comprensión.

 Utilizamos valiosas técnicas de control de comportamiento para lograr la cooperación de nuestros pacientes juveniles, eliminando comportamientos disociadores y evitar que se lastimen con unos movimientos descontrolados.

  • Decir – demostrar – hacer (“Tell, show, and do”): el dentista o su aistente explica al paciente lo que se va a hacer usando términos sencillos y repetitivos. Luego se le muestra el procedimiento usando los instrumentos sobre modelos o sobre la mano del paciente. Luego se realiza el procedimiento en el paciente tal como fue descrito. Se usan los halagos para reforzar su actitus cooperadora.
  • Refuerzo positivo: se premia al niño niña que demuestre una actitud positiva y cooperadora con elogios, cumplidos y un regalito.
  • Control con la voz: el dentista logra la atención del paciente poco cooperador, cambiando el tono o aumentando el columen de voz. Es más importante el cambio repentino de la voz que lo que se dice.
  • Artefacto de ayuda o “abreboca”: aparato de goma, plástico o metal que impide cerrar la boca cuando el paciente se niega o tiene dificultad para mantenerla abierta.
  • Ejercicio de mano tapando la boca: se le informa al niño que está gritando que se le va a tapar la boca con la mano. Cuando se le ha tapado la boca con la mano, el dentista le dice suavemente al oido que si deja de gritar se le quitará la mano de la boca. Si lo hace, se le destapa la boca y elogia por ser cooperador. Si arranca de nuevo con gritos, se repite el ejercicio.
  • Refrenamiento físico por el dentista: el dentista refrena con sus manos los movimientos del niño impidiendo el movimiento de las manos, los brazos y cuerpo superior, estabilizando los movimientos de la cabeza y controlando el movimiento de las piernas, poniendo al niño firmemente en posición sobre la silla dental.
  • Tablas de refreno (“paposse board”) y envolturas para piernas (“PediWraps”): artefactos de restricción para limitar los movimientos de los niños disociadores. Impiden que los niños se hagan daño físico y permitan al dentista completar el tratamiento necesario. Se envuelve como un guanime al niño en el artefacto y se coloca en la silla reclinable.
  •  Uso de sedantes: con frecuencia se utilizan medicinas para tranquilizar a niños que no responden a otras técnicas de control de comportamiento o que no son capaces de entender o cooperar con los procedimientos. Estos medicamentos pueden administrarse por boca, por inyeccíon o en forma de gas (óxido nitroso y oxígeno). El paciente no pierde el conocimiento. No se administrarán sedantes sin usted recibir más información al respecto y sin su consentimiento específico.
  • Anestesia general: ocasionalmente es necesario efectuar tratamiento dental bajo anestesia general en el hospital. Asu niño o niña se le administrará anestesia general únicamente luego de usted recibir infromación específica y consentir la misma

   
Centro Dental Pediátrico ©2000-2006
Webmaster